DIABETES Y EMOCIONES

La diabetes, es una de las enfermedades crónicas que más requiere de la colaboración psicológica según la Asociación Mundial de la diabetes, Asomundi. Por tanto, para contribuir a la adaptación de la persona al tratamiento, y para  favorecer una evolución más adecuada, la persona debe aprender a gestionar las emociones que su enfermedad genera.

Muchas veces la motivación se pierde. Todas las personas que tenemos cerca la diabetes sabemos que sin motivación, difícilmente se puede gestionar bien la enfermedad. Tarde o temprano nos afectará en el control.

Me presento. Me llamo Iratxe, soy Psicóloga y terapeuta familiar. Han pasado más de 20 años desde que mi vida cambio. Me diagnosticaron diabetes tipo 1, entonces tenía 13 años y mi mundo se paró. Perdón, también  se paró el mundo de mi familia. (- Creo que muchos entendéis perfectamente lo que quiero expresar – ).

Mi familia y yo pasamos unos días en el hospital universitario cruces, para asimilar toda la información y conocimiento imprescindible de la enfermedad. Recuerdo perfectamente la educadora en diabetes que nos abrió las puertas de la habitación.

Paloma, llevaba una bandeja de cartón, dentro llevaba una aguja y un vial de insulina, además llevaba puesto una amplia sonrisa, me saludo y paso sus manos por mi larga melena.  En ese momento yo no estaba preparada para saber qué enfermedad tenía, deseaba que todo fuese una terrible pesadilla.  Pero no fué así. En el minuto uno,  conecte con ella, me sentí bien, incluso podría decir que me agradaba su presencia.Pocos minutos después se presentó y me saco una sonrisa.

¿Cómo puede ser? Pues bien, Paloma supo conectar conmigo como persona y no como enferma. Dejó a un lado a la paciente, (a mi) y se centró en mi persona (yo), en esos padres que tenía enfrente llenos de preguntas y mucho temor a lo desconocido. Nos explico que era la diabetes y cómo serían los próximos días en el hospital. Todos entendimos la explicación y nos tranquilizó completamente. Hoy recuerdo ese momento como algo mágico y no como una pesadilla.

Y tengo que decir que soy una afortunada. No solo por el cariño con el que mi educadora en diabetes me recibió y proporcionó todo el amor que yo necesitaba en ese momento. (Gracias Paloma.) Sino también, porque soy consciente de que me tocó una de las mejores educadoras en diabetes, la realidad es que son muy pocas las personas que tienen la suerte de tener una educadora en diabetes. Digo suerte cuando debiera decir necesidad, pero lamentablemente no todas las personas con diabetes disponen de este profesional en el equipo médico. (Pero como yo suelo decir, esto es otro cuento)

Mi experiencia, como psicóloga, como experta en familia y sobretodo como diabética tipo 1, tengo qeu decir que  además de las revisiones endocrinas, existe la necesidad de abordar la diabetes desde el enfoque psicológico. Dando apoyo emocional a la persona y también, interviniendo con todos los miembros de su familia. La diabetes es un cambio radical en la vida de toda familia y es necesario adaptarse de forma gradual a todas las etapas de la enfermedad. Mi diagnóstico lo recuerdo como algo maravilloso, sin embargo, soy consciente de que no todas las personas habéis pasado por la misma situación.

Aquí te dejo una guia gratuita de acompañamiento emocional para familias de niños y adolescentes con diabetes. Espero que os ayude.

¿Qué opinas? ¿Tú también crees que es necesario recibir apoyo psicológico?

Estoy encantada de leer vuestras opiniones.