FAMILIA: INTERVENCIÓN TERAPÉUTICA FAMILIAR

En Terapia Familiar Sistémica, se menciona que cualquier padecimiento involucra a la familia y no solamente al sujeto en particular (Minuchin 1986), en este sentido los problemas psicológicos que presenta un integrante deben ser atendidos de manera familiar.

De acuerdo a Minuchin (1986), la familia es un sistema abierto que presenta periodos de homeostasis y morfogénesis, que le permite autorregularse. La familia se conforma con subsistemas: individual, conyugal, parental, fraterno; en su interior sus miembros interactúan entre sí y por tanto se afectan unos a otros, siendo entonces que los conflictos familiares han de presentarse cuando existe una disfunción en las interrelaciones que establecen los miembros de la familia; es decir, que un conflicto individual en cualquiera de ellos es la manifestación de un conflicto familiar. La meta de la terapia estructural es establecer cambios en la interacción familiar de manera que ésta sea funcional, con base en el aquí y ahora (Barker, 1983; Martínez, 1986).

La intervención terapéutica desde la perspectiva del Modelo Estructural, – modelo que llevamos a cabo desde Psicólogo Bilbao Casco Viejo – se dirige a los cambios en la estructura familiar disfuncional para entonces eliminar el síntoma; la unidad de intervención terapéutica es la familia.